Como el huerto urbano ayuda en la estabilidad emocional y física?

Como el huerto urbano ayuda en la estabilidad emocional y física?
Sentimientos horticultores: Como el huerto urbano ayuda en la estabilidad emocional y física? 
Cada día la sociedad sigue avanzando hacia la urbanización y alejándose de la naturaleza, con vidas apresuradas y llenas de estrés, creciendo de una forma voraz y desmedida, pasamos tanto tiempo intentando conseguir un buen empleo, estudiando o simplemente llenos de actividades lejos de la naturaleza. 



Por otra parte, gracias a esto, las grandes empresas dedicadas a la producción y distribución de alimentos empezaron a producir alimentos modificados para facilitar su producción y consumo. 


Para una persona con una vida acelerada y sin mucho tiempo, es muy fácil ir al supermercado y comprar una ensalada ya preparada.

Ahora bien, en primer momento utilizaban químicos para potenciar en sabor, color o producir un ambiente controlado, sin embargo, los mismos pueden ser dañinos para la salud. 

Además de no gozar de los micronutrientes que tienen por antonomasia los alimentos naturales, y es allí donde los huerto urbanos surgen como solución para mejorar tu salud y tu estado de ánimo. 

Pero comencemos desde el principio. 

¿Qué es un huerto urbano? 
Un huerto urbano, es un cultivo sostenible que puedes realizar en macetas, bancales, en tu balcón o simplemente en tu patio, donde puedes plantar aromáticas e inclusive hasta hortalizas, que puedes emplear al momento de cocinar. 

A lo largo de su proceso podrás emplear distintas técnicas para que el crecimiento del huerto sea de forma natural y orgánico, por otro lado, ahorraríamos dinero y tiempo con una buena planificación. 

Además, un huerto es una oportunidad de alimentarte de forma saludable y mantenerte activo, física y mentalmente. 

Precisamente en esta parte es en donde queremos enfocarnos hoy.

Y es que los beneficios físicos y naturales de los huertos son bastante obvios - aunque no por esto menos importantes - pero cuando se trata de hablar de su impacto a nivel psicológico y en el bienestar emocional, es menos común encontrar información. 

Por ello, vamos a darle una vuelta a lo que sabes sobre huertos y enfoquémonos en la otra cara de esta asombrosa actividad. 

Biofilia: El impacto terapéutico de la naturaleza
Si bien los científicos ya han demostrado el inmenso impacto que tiene la naturaleza en nuestras vidas, recientemente se han ido hasta una perspectiva más profunda, demostrando que la naturaleza y la salud mental tienen una relación estrecha. 

Así pues, nace el interés de Clemens Avery, un botánico inglés quien a través de su obra “el efecto biofilia” recoge las impresiones y hallazgos del biólogo especialista en evolución Edward O. Wilson. 

De hecho el autor avanza en el entendimiento de la naturaleza como una aliada e incluso como una herramienta para potenciar el bienestar psicológico. 

Wilson habla de que la biofilia es el sentimiento de afinidad y confort que tenemos los seres humanos hacia los seres vivos, y todo lo que esto implica.

Si bien, ya la medicina natural estaba trabajando con las plantas como recurso médico, en la biofilia los efectos no tienen que ver con un consumo directo de las mismas, ni con el procesamiento de estas. Está relacionado con la neta experiencia de contacto y por supuesto, todos los demás agregados. 

Por otro lado, el investigador, arquitecto y profesor de ciencias de la salud de la Universidad Técnica de Chalmers de Suecia, le ha dado aún mayor credibilidad a este concepto, estudiándolo y demostrando que solo con mirar el verde de la naturaleza por la ventana de un hospital, se potencia la experiencia de recuperación postoperatoria. 

Sin embargo, el ingreso y contacto con la naturaleza viva de los enfermos es bastante limitado y restringido. Aun así, el alcance de la biofilia es tal que incluso con experimentar el contacto con las mismas a través de fotos y documentales, ya comienza el efecto. 

La naturaleza vive en nuestro cerebro 
El cerebro es uno de los órganos que mayor evolución ha experimentado con el pasar de las especies. De esto ha devenido la evolución de diversas estructuras, que han terminado por separar el cerebro humano del cerebro de otros animales. 

Sin embargo, el proceso evolutivo no ha tapiado ni eliminado la información sobre nuestro pasado biológico y antropológico. Una de las estructuras primitivas, el cerebro reptiliano, conserva premisas de supervivencia de nuestra época primitiva, cuando la relación hombre-naturaleza era la clave para desarrollarse en el medio. 

Por ende, nuestra experiencia empática y de afiliación con los seres vivos, viene de larga data, y se encuentra estrechamente inscrito en nuestro cerebro. 

Estas bases biológicas de la biofilia son parte de la profunda teoría donde se respalda Edward Wilson para la creación de su concepto. 

La Biofilia y Los Huertos: Poner cariño en algo más 
Ahora bien, el enfoque original de este artículo es hablarte de los huertos, y me he propuesto mostrarte sus beneficios psicológicos. 

El huerto es otra forma de conectarse con la naturaleza y además se trata de una forma de cuidado y amor hacia algo más.

Cuando se trata de desarrollar y cuidar de un huerto, estamos realizando una actividad física y mental que requiere de una profunda conexión con la naturaleza, de la capacidad de imprimir dedicación a un ser vivo en construcción, más allá de nosotros mismos. 

Es además una oportunidad de poner la vida en perspectiva. Ver el proceso de crecimiento de un huerto es una metáfora perfecta de cómo la vida evoluciona, avanza, se desarrolla y con ella viene el progreso. 

De hecho, esta perspectiva metafórica tiene mucho que aportar desde un aspecto psicológico, y en casos de depresión, es una forma de mostrar al paciente que con cuidado y atención, la vida sigue su curso. 

Es bien sabido que cuando se trata de un trastorno del estado de ánimo, el darle a los pacientes la posibilidad de cuidar de otro ser vivo, de encontrar una actividad que les recuerde su utilidad y función en el mundo, aunado a proveerles una distracción, es una forma de colaborar en el proceso de recuperación. 

En el caso de los trastornos de ansiedad, el curso de pensamiento constante y la preocupación excesiva por el futuro puede verse mitigada por la atención y dedicación que debe imprimirse al huerto, siendo este un proceso por etapas cuyo progreso reconecta al paciente con el aquí y el ahora, y con expectativas de futuro reales y sostenibles. 

Por si fuera poco, la biofilia tiene la capacidad de disminuir los niveles de cortisol, la hormona responsable de la activación mental y física que se da ante el estrés, y que está profundamente ligada con enfermedades cardiacas, ansiedad, obesidad y diabetes. 

Por otro lado, es una oportunidad de enriquecer el autoestima, disfrutando del progreso del trabajo propio, pudiendo incluso comer y deleitar a amigos y familiares con el fruto de tu esfuerzo y cariño, dándote alicientes sobre ti mismo y sensación de valía. 
En mi testimonio, despertó una gran felicidad y cambio significativo. Antes de empezar con la idea del huerto urbano, no salía de mi cuarto casi para nada, pues no tenía un motivo fuerte que me hiciera salir, y tampoco ganas. Tenía un cierto grado de depresión, mismo que se fue desvaneciendo cuando inicie este proyecto.
Nuestro potencial cognitivo aumenta. 
Gracias a que tenemos que planificarnos de una forma efectiva, poco a poco nos volvemos más organizados, somos más eficaces observando y mejoramos nuestra capacidad de análisis mientras nuestros cultivos se van desarrollando. 

Además, como se dijo anteriormente, es una excelente técnica para liberar estrés, cambiar el estado de humor y estimular nuestros sentidos gracias a los distintos estímulos de la naturaleza. 

Un hallazgo científico comprobó que trabajar en un huerto urbano ayuda a mejorar el proceso de la memoria.

Esto se puede comprobar puesto que, existen algunos huertos que funcionan como centro terapéutico y trabajan con pacientes con demencia senil de tipo Alzheimer u otros tipos de demencia.




Yo creo que deberían de existir más terapias de este estilo que nos enseñen un poco más sobre la vida. Y tu que piensas?


17 comentarios :

  1. Hola!
    Me parece una iniciativa estupenda, así como los huertos comunitarios. En mi caso tengo la suerte de tener un terreno que me permite poder dedicarme a ello los fines de semana. Creo que esa comunión con la naturaleza y ese cuidar algo que es tuyo ayuda a que te relajes de la tensión diaria. Un post estupendo.
    Un saludo!! ^,^!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola bonita!!! que envidia sana te tengo, me encantaría tener un huerto, cultivar mis cosas y comer de forma sostenible con productos más naturales y sanos, por mi zona no hay espacio!! que mal! me encanto tu artículo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Aunque conozco bien lo que es un huerto, porque vivo en una localidad rodeada y aquí es normal tener uno, y como no, conozco bien los beneficios a nivel físico y mental que es tener uno (cuando digo físico no solo me refiero a que los productos son de más calidad, sino que hacemos ejercicio jejeje), pues bien, a sabiendas de todo ello, desconocía por completo el término específico de biofilia.
    Me alegra que en las ciudades empiecen a valorar y se animen a tener uno.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Siempre lo he tenido en mente, pero vivo en el centro de la ciudad y sin terraza así que mis opciones de huerto propio son nulas 😁. Pero me encanta la idea y seguro que es muy motivador saber que estás consumiendo tus propios alimentos.

    ResponderEliminar
  5. El estar cerca de la tierra nos recuerda cuan importante y valioso es su cuidado y bienestar. Creo que es imprescindible para el planeta que tomemos contscto con la tierra para valorar todo que lo que sale de ella y lo útil que es cuidarla. A mi me gusta estar en contacto con la siembra me hace concientizarme de lo valioso que es todo lo que viene de la tierra.

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa, pues lo del huerto urbano es de esas cosas que siempre me he planteado, en casa tendria hasta sitio pero me da miedo dejarlo de lado, o sea no poder dedicarle el tiempo suficiente, pero supongo que lo suyo es empezar y no querer abarcar mas de lo que podamos asumir! besos

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa
    Que bueno este post! La verdad es que no me había parado a pensar lo beneficioso que puede ser para nuestro cuerpo y mentes trabajar en un huerto urbano, veo que esos momentos nos pueden ayudar un montón
    Es genial saber que también es útil para conservar la memoria, es algo que me preocupa bastante
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Conectar con la naturaleza es una de las terapias que más me gusta. Tengo plantas en casa y la energía que me da es muy positiva. De seguro con un huerto todo es más relajante.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Es una iniciativa maravillosa. Yo no sabría llevar un huerto, me falta responsabilidad en estos campos. Pero es algo que todo el mundo debería tratar de hacer. Muy bien.

    ResponderEliminar
  10. No me queda duda que cultivar es una terapia muy beneficios para combatir el estrés y otros males que nos agobian en la actualidad, yo no tengo un huerto pero cultivo cactus y suculentas y eso me relaja mucho y me hace desconectar de los problemas.

    ResponderEliminar
  11. A mi me encantan los huertos urbanos, de hecho cultivo varias hortalizas en casa y es fantástico comer productos que tu has cultivado y visto crecer. Es una sendación genial cultivar y comer. Lo recomiendo a todo el mundo.
    Me encanta tu iniciativa de dar a conocer los beneficios de los huertos urbanos.

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    No sabía que hubiera realmente un beneficio más allá del hobby o el entretenimiento. Me ha resultado cuánto menos, curiosa la entrada. Tengo un amigo que tiene su propio huerto en un bancal en su balcón y creo que le recomendaré la entrada para que la lea porque es de verdad interesante.
    Yo soy bastante torpe con el cuidado de las plantas así que por el momento no pienso en tener uno propio pero no lo descarto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Hola, considero que los medios son los principales responsables en que muchos no sepamos información tan valiosa como esta, o que no demos la importancia que necesita. Gracias por hacer estos artículos informativos. A compartir esta tremenda idea!

    ResponderEliminar
  14. Hola! Me encantaría tener un huerto y más sabiendo ahora todos los beneficios que trae uno. Aunque sé que no soy muy buena con el cuidado de las plantas pero me parece un hobby maravilloso

    ResponderEliminar
  15. Que bello post! Y creo que es totalmente cierto! Mi mamá tiene un huerto en su casa y ella es feliz siente que las cuida y enfoca su mente en eso, y a mi también me encantaría tener uno en mi casa espero pronto poder empezarlo

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola! Me ha encantado tu post, es importante informar de los beneficios que tiene cultivar un huerto urbano. La naturaleza para muchas personas todavía, no cobra el valor real que tiene.
    Me ha gustado saber que para la ansiedad es bueno, ya que ando trabajando en ese aspecto, reconectarme siempre que puedo en el aquí y ahora. Quiero tener uno, sinceramente, lo llevo pensando hace tiempo y ya me has terminado de convencer! Un beso 😊

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho descubrir la biofilia, es algo que desconocía a término científico pero cuyos beneficios claramente he disfrutado. No con un huerto urbano como nos propones, sino con paseos por bosques, caminatas de senderismo,....,saludos!

    ResponderEliminar

Flores

Copyright © Semilla Madre.

Adblock Detectado

Este proyecto se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock